¡Bienvenido a la nueva web de mercadosmunicipales.es!

mercadosmunicipales.es estrena un diseño totalmente renovado, funcional y accesible. Repleto de contenidos que acercarán a todos los rincones la imagen de los Mercados Minoristas como garantía de atención y calidad ante los consumidores. Espacios cívicos y de convivencia.


Entrevista a

Fernando Miranda

Presidente del Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA)


“El FEGA ejecuta el Plan de Ayuda Alimentaria y los programas operativos de frutas y verduras destinados a las personas necesitadas”


El Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) pertenece al ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y es el organismo que gestiona la aplicación en España de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC). El FEGA también ejecuta el Plan de Ayuda Alimentaria para las personas necesitadas. El presidente de este organismo público, Fernando Miranda, explica en esta entrevista los objetivos del Plan de Ayuda Alimentaria, que consiste en dar salida a los productos agrícolas provenientes de los organismos públicos de intervención, sobre todo para los sectores de cereales y lácteos.

La cesta de alimentos del plan de ayuda incluye este año, además de productos lácteos como leche UHT y de continuación en polvo y cereales como pasta, galletas y cereales infantiles, otros productos como legumbres, aceite de oliva, conservas de pescado, zumos, frutas en conserva y alimentos infantiles.


¿Qué es el FEGA y cuáles son sus atribuciones principales?

El Fondo Español de Garantía Agraria (FEGA) pertenece al ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y es un organismo cuya actividad principal consiste en la aplicación en España de la Política Agrícola Comunitaria o PAC. Más concretamente se ocupa del aspecto financiero y su control.

Ello supone que desde el FEGA se controla que las ayudas lleguen a los destinatarios en los plazos previstos por la normativa, de forma que el riesgo financiero para España sea mínimo. Para ello actúa en colaboración con los organismos pagadores de las comunidades autónomas a través de una red del sistema de financiación de la PAC en España.

Durante el pasado ejercicio a través de dicha red se canalizaron por el FEGA un total de 7.800 millones de euros. Esto nos ha convertido en uno de los escasos organismos que perviven, pues hemos evolucionado de forma paralela a la PAC y se nos incluye en la normativa comunitaria de dicha política.

Es también el órgano a través del cual el Gobierno ejecuta el Plan de Ayuda Alimentaria para las personas necesitadas, programa que surge en la década de los 80 como medida de regulación del mercado, a partir de la salida de los productos de los almacenes de la intervención pública.

¿Cómo funciona el Plan de Ayuda Alimentaria?

Los planes de distribución de alimentos se aprueban cada año por la Comisión Europea. Esta última, siguiendo unos criterios macroeconómicos de datos de población, PIB per cápita, tasa de paro e índice de pobreza y exclusión social, concede una asignación de 500 millones de euros al año que distribuye entre dinero directo y partidas destinadas a la compra de los productos de intervención entre todos los Estados miembros que lo solicitan.

A partir de ahí el FEGA establece una cesta de productos, convoca un concurso público entre las empresas agroalimentarias y posteriormente distribuye los alimentos entre dos grandes organizaciones: Cruz Roja y Fesbal, la red de Bancos de Alimentos. A su vez ambos organismos se encargan de repartirlo entre las 8.000 entidades benéficas existentes en España, las cuales pueden ser de consumo, como los comedores sociales, o bien de reparto, como es el caso de Cáritas la de mayor tamaño. Al final son dos millones de personas quienes reciben la ayuda. .

¿De dónde parte dicho plan y cuál es la dotación presupuestaria para el ejercicio actual y los próximos años?

El Plan de Ayuda Alimentaria a las personas necesitadas de la UE es un programa de regulación del mercado, esto es, su función consiste en dar salida a los productos agrícolas provenientes de los organismos públicos de intervención, sobre todo para los sectores de cereales y lácteos.

Se puso en marcha en 1986, tras aprobarse la norma que permitían utilizar tales productos agrícolas de los almacenes de intervención pública para la ayuda alimentaria. Nació por tanto con un doble objetivo.

La salida de los almacenes se lleva a cabo en el marco de la Política Agrícola Común (PAC). Con el tiempo el volumen de productos almacenados ha ido disminuyendo, por lo que desde la UE se ha compensado mediante partidas financieras.

Para el plan de 2012 la asignación para España es de 80,4 millones de euros, de los que 17,1 millones proceden de la venta de 10.000 toneladas de leche desnatada en polvo adjudicadas a nuestro país. Los 63,3 millones de euros restantes es montante financiero procedente del presupuesto comunitario.

En 2013 la dotación del plan será similar, pero a partir de 2014 y hasta 2020, aunque se ha propuesto la continuidad del mismo, la asignación comunitaria se verá reducida desde los 500 millones de euros a los 357 millones.



¿Cómo se reparte esta asignación?

La mayor parte, hasta 75,5 millones de euros, se destinan a la compra de alimentos a las empresas que los fabrican, a través de un concurso público. Otros 3,4 millones son para el pago del transporte de alimentos desde las compañías fabricantes hasta los almacenes de Fesbal y Cruz Roja Española. Del mismo modo y en concepto de gastos de almacenamiento y administración se les asignan 1,5 millones de euros a ambas organizaciones. Incluso se añade una ayuda complementaria de 750.000 euros para los gastos adicionales de almacenamiento de Fesbal y CRE.

¿Y cuál es el papel del FEGA en este procedimiento?

El FEGA es un organismo experto en mesas de contratación pública, lo que constituye una garantía de transparencia. Con diversas compañías de la industria agroalimentaria pertenecientes a la UE se lleva a cabo una licitación mediante la que se compran alimentos a cambio de productos de intervención. Ambas partidas han de guardar relación entre sí.

En el último proceso medio centenar de industrias presentaron oferta, aunque solo 20 han sido adjudicatarias. Dichas compañías suministraron 67,4 millones de kilos de alimentos pertenecientes a 16 categorías.

¿Qué condiciones han de tener las compañías para acudir a la licitación?

Las empresas adjudicatarias han de llevar tiempo en el mercado, no pueden fabricar exclusivamente para EL FEGA y en su volumen de negocio el concurso al que acceden no ha de ser mayoritario. Se trata, en suma, de que no acaben fabricando para el FEGA. Los productos que elaboran han de presentarse en envases comerciales y tienen que ser referencias que puedan encontrarse en el mercado.

¿Por qué se ha modificado el surtido de la cesta básica de alimentos? ¿Con qué periodicidad se distribuyen?

La normativa comunitaria ha permitido ampliar la gama de productos que se pueden comprar. Por otra parte, queríamos evitar los productos de coyuntura, por lo que a través de una comisión en la que han participado FEGA, Cruz Roja, Fesbal y expertos en nutrición del Ministerio de Agricultura, además de productos lácteos como leche UHT y de continuación en polvo y cereales como pasta, galletas y cereales infantiles se han incluido legumbres, aceite de oliva, conservas de pescado, zumos, frutas en conserva y alimentos infantiles.

La distribución se lleva a cabo en tres fases que respectivamente coinciden con una fecha anterior a la época estival, otra posterior a la misma y una última en navidad. Esta última es la mayor, para que enlace con el comienzo del año siguiente.

¿Continuará el Plan de Ayuda Alimentaria a pesar de la oposición de algunos países europeos?

Algunos países como Alemania, Dinamarca, Suecia, Holanda o Finlandia se oponen al programa comunitario, prefiriendo que cada cual atienda a lo suyo; sin embargo, desde la UE se ha propuesto la continuidad del plan. Desde España se defiende y lo importante es que continúe, para que así los alimentos lleguen a la gente al menos tres veces al año. No constituye una fuente estable de alimentos, pero coyunturalmente puede resolver problemas; de hecho los está resolviendo.

Pero este no es el único canal de colaboración de FEGA, ¿verdad?

Los Programas Operativos de Frutas y Hortalizas, OPFH, disponen de una asignación de 170 millones de euros destinados a la regulación de los mercados, de forma que los excedentes de fruta se compensan con ayudas económicas. No obstante, las indemnizaciones comunitarias son inferiores al precio de los mercados.

El FEGA pretende seguir el esquema del plan de ayuda alimentaria, que da salida a los excedentes de frutas y hortalizas que posteriormente se canalizan hacia Fesbal y CRE, pero en este caso sin el procedimiento de subasta pública para los productores. Se trata de promover este programa existente desde 2011 y que recoge unas prácticas que venían produciéndose desde hace tiempo, si bien es cierto que de manera desordenada. Es el segundo canal en el que colabora El FEGA, que hace el papel de solucionador y cuenta con el apoyo de la Comisión Europea.



Entrevista realizada por Sylvia Resa